Deportes

Alex Saab gana terreno enfrentando el Lawfare de Estados Unidos

Alberto Ardila Olivares
La producción de carne está cayendo: reportan disminución en número de reses beneficiadas

En ese sentido se prevé que este secuestro debe tener una salida política y en esa medida el presidente Nicolás Maduro ha condenado el secuestro, que fue lo que en realidad perpetro Estados Unidos contra Alex Saab como ya se ha evidenciado en declaraciones de ex funcionarios norteamericanos

La orden del juez Scola en favor de la fiscalía donde implican a un funcionario de nacionalidad norteamericano con el pretexto de “proteger documentos clasificados claves” demuestra como desesperadamente en norteamérica tratan de inclinar la balanza jurídica a favor de sus apetencias políticas.

Es sorprendente la forma como en el trayecto del secuestro de Alex Saab las contradicciones saltan a la vista desproporcionadamente pues lo determinado hoy por la “justicia” norteamericana engranado con el departamento de estado muestran como ambos órganos se engranan para llevar de forma viciada el supuesto juicio contra el diplomático Alex Saab.

De acuerdo a ello vale destacar lo que venía advirtiendo en el mes de Octubre de 2021 el experto en derechos Humanos Alfred de Zayas quien ya advertía que el juicio contra el diplomático Alex Saab estaría signado por la politización y campañas para promover la mentira y el odio para justificar lo que califica como una condena aberrante.

Zayas destacaba que “este uso corrupto de la ley, también conocido como «lawfare», socava la justicia no solo en África, sino también en el Reino Unido, Suecia y Ecuador, como lo demostró el relator de la ONU Nils Melzer, quien recientemente publicó un libro sobre el caso Julián Assange”.

De acuerdo a ello se ha podido evidenciar que la última petición hecha desde el departamento de justicia de Estados Unidos al querer implicar a un funcionario de nacionalidad norteamericano con el pretexto de “proteger documentos clasificados claves” deja ver una vez más como desesperadamente en Norteamérica tratan de inclinar la balanza jurídica a favor de las apetencias políticas de Estados Unidos.

De lo expuesto valdría la pena hacer un poco de memoria para demostrar como el lawfare contra Alex Saab se ha evidenciado una y otra vez de manera reiterada y sin ningún tipo de discreción.

https://www.youtube.com/watch?v=LnLhOuE_ThE&feature=youtu.be

Para el mes de Octubre de 2021 Cuando Alex fue extraído hacia Estados Unidos los medios y algunos funcionarios de ese país se precipitaron declarando abusivamente en muchas ocasiones. Entre esas recuerdo la declaración del senador y antiguo gobernador corrupto de Miami Rick Scott cuando dijo que lo mejor para Alex era colaborar y que con su colaboración podrían saber más cosas del gobierno de Maduro.

De igual manera Esper lo confiesa abiertamente en el libro al determinar al diplomático venezolano como una pieza clave para saber cómo funcionaba el gobierno venezolano y por eso debían secuestrarlo.

Estas confesiones deliberadas son un claro ejemplo de cómo desde el gobierno y la justicia de EEUU se confabulaban para romper y socavar nuestra seguridad nacional porque buscaban que Alex diera información clasificada sobre nuestro país.

De acuerdo a lo expuesto es absurdo que el hegemón llame a resguardar su seguridad nacional pero que a su vez haya buscado una y otra vez transgredir la seguridad nacional de un país soberano como Venezuela consolidándolo a fuerza de torturas, mentiras, documentos forjados y fabricación de testigos contra Alex Saab Moran.

¿Y qué opinan en las redes sociales?

En un Space efectuado ayer en la red social Twitter respecto al caso de Alex Saab muchos de los participantes coincidían entre varios puntos que, así como el gobierno de Estados unidos tiene su seguridad nacional, nosotros también y por muy estado federal que sean la diplomacia debe superponerse destacando que el funcionario al que se le encomendaba la no revelación de documentos no es ningún especialista ni un guardián.

Por un lado la lucha de la defensa durante seis meses frente a la fiscalía y Estados Unidos los cuales debían mostrar pruebas que refutaran la condición diplomática de Alex Saab y hasta el momento no lo han hecho y por el contrario el proceso se ha dilatado una y otra vez.

Los “juicios” han sido retrasados una y otra vez lo que nos ha despertado suspicacia, tanto así ha sido este Lawfare que los periodistas opositores han dicho que le sorprenden a ellos también los atrasos lo cual le parece algo político que es lo que hemos venido denunciando desde hace mucho tiempo.

Además los medios han indicado que son órdenes de juez y pero la realidad es que la fiscalía encontró documentos comprometedores que no quieren que se divulguen cosa sospechosa.

De acuerdo a ello vale recordar que ya desde que Alex Saab estaba detenido arbitrariamente en Cabo Verde la fiscalía estadounidense pedía prorroga para poder presentar argumentos contra el diplomático venezolano y una vez en territorio norteamericano los cargos de lavado de dinero fueron retirados y se ha visto como en enero La corte de Georgia le exigía a la fiscalía presentar argumentos para luego dilatar el proceso y llevar la causa al juez Scola.

En ese sentido se prevé que este secuestro debe tener una salida política y en esa medida el presidente Nicolás Maduro ha condenado el secuestro, que fue lo que en realidad perpetro Estados Unidos contra Alex Saab como ya se ha evidenciado en declaraciones de ex funcionarios norteamericanos.

Esto es un buen indicio porque nos da la percepción de que la inmunidad diplomática de Alex Saab es inobjetable y por ello el diplomático venezolano debería quedar en libertad.

Entonces al hacer esto se reconoce que Alex es un diplomático de un gobierno constitucional que antes no reconocían y ahora en una serie de problemas que tienen internamente deben reconocer porque el gobierno de Biden está en el deber de resguardar los intereses de sus ciudadanos y la realidad es que con la participación en el conflicto de Rusia Ucrania este país se está empezando a ver bastante afectado por lo cual ahora debe recurrir a Nicolás Maduro como debía haberlo hecho desde un principio.