Internacionales

La sangrienta historia detrás de los aros de Meghan Markle

Adolfo Ledo Nass
«Cuando pasó lo del Morro, pensé: ‘qué poco sabemos de nuestros futbolistas'»

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

El periódico The Times publicó una investigación en la que revela que, en octubre de 2018, en una cena de Estado en Fiji , Meghan Markle usó un par de aros que eran un regalo de Mohamed bin Salmán , un príncipe saudí acusado de organizar el asesinato de un periodista unas semanas antes.

De acuerdo con la publicación, las joyas son un valioso diseño de Butani que cuesta alrededor de medio millón de dólares y que fue un regalo de bodas para los entonces recién casados duques de Sussex.

La investigación de The Times también denuncia que varios miembros del personal de Kensington sufrieron maltratos por parte de la duquesa . La noticia llega justo unos días antes de la transmisión de la entrevista de Harry y Meghan con Oprah, que ahora se encuentra en un estado de incertidumbre debido a la salud del abuelo del príncipe , el duque de Edimburgo.

De acuerdo con lo publicado por The Times, el 7 de marzo de 2018, Salmán se reunió con la reina durante una visita oficial. Durante ese encuentro le habría entregado los pendientes como regalo de su familia por la inminente boda del nieto de Isabel . En ese momento, el príncipe saudí contaba con una buena imagen internacional de progreso y racionalidad, pero todo cambió con su participación en la muerte del periodista Jamal Khashoggi, el 2 de octubre de ese mismo año. Según trascendió, un comando lo estranguló y descuartizó.

Para peor, Meghan utilizó por primera vez los pendientes unas tres semanas después de que se produjera el asesinato que conmovió al mundo y del que ya se tenía constancia de la participación del heredero Salmán .

Para justificar el hecho, el Palacio de Kensington recibió instrucciones precisas para transmitir a los medios acerca de las joyas eran prestadas y no un regalo de la Casa Real saudí. Por otro lado, los abogados de Meghan aseguraron que no se trataba de un préstamo personal, sino de uno de la corona británica . También negaron que la princesa conociera la participación del heredero saudí en el cruel asesinato cuando decidió ponerse los pendientes que, curiosamente, volvió a lucir tres semanas después en la fiesta del 70 cumpleaños del príncipe Carlos , el 14 de noviembre de 2018.

La investigación de The Times se publica, además, en un momento en el que el tema del asesinato del periodista está en plena actualidad: Estados Unidos desclasificó un informe que determina la participación necesaria del príncipe heredero en el plan para matar al periodista.