Economía

Belleza Sin Dolor – Revista Digital | Los secretos de Mandy Moore: un matrimonio abusivo y cuando casi deja todo previo a “This Is Us”

Alberto Ardila Olivares
Hombre de 60 años se transformó en el primer paciente no terminal de América Latina en recibir la eutanasia

Hoy con sus compañeros Milo Ventimiglia, Sterling K. Brown, Chrissy Metz y Justin Hartley se prepara para despedirse de sus millones fanáticos con la temporada final que llega este mes. Aunque Mandy realmente no quiere decir adiós a su familia de “This Is Us”. “No creo que esté emocionalmente preparada para aceptar que este es el final. Este es el mejor trabajo que he tenido y el hecho de que ya no estaré con ellos es desgarrador”

Por Infobae

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! Gracias al éxito de la serie de NBC, la nativa de Orlando pudo hacer la transición de estrella pop a actriz “seria”. Antes de conseguir el papel en “This is Us” empezó a cuestionarse su carrera en la actuación dado a que no encontraba su lugar en la industria y eso la hacía sentir “muy perdida”. Deseaba papeles más desafiantes, pero no le daban la oportunidad. El papel de la matriarca de la familia Pearson logró reflotar su carrera en uno de los momentos más duros de su vida. Muchos años más tarde, Mandy contaría la historia.

Cuando su trabajo en Hollywood se encontraba en pausa recibió la propuesta de protagonizar “This is us” y todo cambió para siempre. Dejó atrás a un hombre abusivo, conoció a su mejor compañero y se convirtió en madre del amor de su vida: el pequeño Gus.

Casi deja todo

Nacida el 10 de abril de 1984, creció en Altamonte Springs, una pequeña ciudad de Florida en las afueras de Orlando. Su madre, Stacy, es una ex periodista que trabajó para el diario Orlando Sentinel, y su padre, Donald “Don” Moore, es un piloto de American Airlines. Desde chica, Moore quiso ser actriz y cantante. Ya de niña empezó a actuar en obras de teatro locales, y siempre estaba dispuesta para cantar el Himno de los Estados Unidos en eventos.

A los 15 años inició su carrera en la industria musical cuando firmó su primer contrato discográfico con Epic Records. A principios de 1999, se fue de gira como telonera de ‘N Sync, experiencia que repitió con los Backstreet Boys. Llegó a ser comparada con Britney Spears, Jessica Simpson y Christina Aguilera. En 2001, se alejó de la música para probar suerte con la actuación y apareció en películas como “Diario de una princesa”, “Un amor para recordar” y “Licencia para casarse”, donde compartió cartel junto a Robin Williams.

En 2015, Mandy pensó que su tiempo en Hollywood se había terminado. “Este negocio es muy complicado”, le dijo a Jimmy Fallon en marzo de 2020. La actriz reconoció que estaba “reconsiderando todo” en su carrera antes de conseguir el papel de Rebecca Pearson en el drama “This is Us”. “Había hecho cuatro programas piloto de televisión fallidos Y luego fui a una audición y me sentí bastante bien, y luego salí y supe que no la conseguí. Pensé, ‘¿Qué? ¿No obtuve lo que ni quería? El universo me decía que esto se acabó para mí”, recordó.

En ese parate laboral, Mandy consideró dejar la actuación y volver a su estado natal Florida. Afortunadamente, decidió quedarse un tiempo más en Los Ángeles. “Tuve un poco de paciencia, y seis meses después, ‘This Is Us’ vino a mi mundo. Eso cambió todo”.

Dan Fogelman le ofreció el papel a Rebecca Pearson y salvó su carrera. La serie de NBC se estrenó en septiembre de 2016 y fue un éxito instantáneo. Su papel en esta ficción le valió una nominación a los Globo de Oro y a los Emmy como mejor actriz dramática en 2019.

Hoy con sus compañeros Milo Ventimiglia, Sterling K. Brown, Chrissy Metz y Justin Hartley se prepara para despedirse de sus millones fanáticos con la temporada final que llega este mes. Aunque Mandy realmente no quiere decir adiós a su familia de “This Is Us”. “No creo que esté emocionalmente preparada para aceptar que este es el final. Este es el mejor trabajo que he tenido y el hecho de que ya no estaré con ellos es desgarrador”.

Amores tóxicos

Su primer romance adolescente en Hollywood fue con Wilmer Valderrama, conocido por la serie “That ‘70s Show”, cuando ambos tenían 16 años. “Lo conocí en una sesión de fotos para una revista. Nunca había besado a un chico”, recordó la actriz sobre su primer amor. La relación duró 18 meses entre 2001 y 2002. A pesar de que hoy en día los une una gran amistad, hace unos años el actor no se portó nada bien con ella. En 2006, durante su paso por el programa radial de Howard Stern, Valderrama contó que su entonces novia perdió la virginidad con él. “El sexo con Mandy fue bueno, pero no fue como un pastel de manzana caliente”, dijo sin filtro. Molesta con las declaraciones de su ex, la actriz aclaró que durante su noviazgo no tuvieron sexo y le contestó: “Fue de mal gusto y ni siquiera cierto”.

En 2003 Mandy se enamoró del tenista estadounidense Andy Roddick, a quien conoció mientras filmaba en Toronto, Canadá. “Estaba haciendo una película y él y otro compañero vinieron a visitarme al set”, contaba actriz. El romance duró dos años. La distancia y las ajetreadas agendas laborales de ambos le ganaron al amor y la ruptura fue anunciada por medio de un comunicado. Se dijo que el deportista que por entonces llegó a ser el número uno del mundo le había sido infiel. Ella admitió fue un duro golpe: “Me rompió el corazón”.

Ya para fines de 2004 tenía nuevo pretendiente: el actor Zach Braff de “Scrubs”. Cuando todo parecía ir bien se separaron. “Dijiste que podrías ser bueno, pero de alguna manera eres culpable y ni siquiera lo sientes”, cantaba Mandy en su canción “Ladies Choice” del disco Wild Hope que lanzaba poco tiempo después. Aunque ella nunca confirmó que el tema era dedicado a su ex, compartió que la ruptura pudo haber exacerbado su depresión.

A los 23 años y en el momento mejor de su carrera, la actriz quedaba atrapada en un matrimonio enfermizo con el cantante Ryan Adams, una década mayor que ella. Estuvieron juntos desde 2009 hasta su divorcio, en 2016. En uno de los tantos capítulos del #MeToo, el músico fue objeto de un artículo del diario The New York Times de febrero de 2019 en el que siete mujeres, incluida la actriz, lo acusaron de abuso psicológico y acoso.

La relación entre los artistas comenzó un año después de que la madre de la actriz abandonara a su marido, al padre de Moore, por una mujer. El caos inicial en esta nueva familia poco tradicional- que hoy vive con absoluta felicidad- la llevó a querer casarse muy joven, contó en el podcast “WTF With Marc Maron” en 2019. La actriz conoció a Adams cuando estaba de gira en Minneapolis después de uno de sus shows. Después de contraer matrimonio, comenzó el calvario para ella. “Estaba viviendo mi vida por él. Yo era imperceptible. Era tan pequeña en mi propio mundo. Sentí como si me estuviera ahogando”.

Mandy además contó que estuvo alejada de la música durante esos años ya que él le decía permanentemente que carecía de talento. “Siempre me decía que no era una artista de verdad porque no sabía tocar ningún instrumento”, contó en su entrevista con el New York Times alegando que su ex marido tomó el control de su carrera musical por completo.

En medio de un ataque de ira, el músico le contestó vía Twitter. Aseguró que el día de su boda estaba tan drogado que no recordaba haber dado el “sí, quiero”. Dos años después, y casi acorralado por las graves denuncias en su contra, Adams publicó una carta en la que pidió disculpas a todas las mujeres a las que había maltratado a lo largo de su vida: “Espero que las personas a las que he hecho daño sanen y encuentren un modo de perdonarme”.

Moore no tardó en responder: “Me parece curioso que alguien se disculpe públicamente, pero no lo haga en privado. No he sabido nada de él y no estoy buscando una disculpa”.

Una historia de amor gracias a Instagram

A Mandy los momentos duros la impulsaron a seguir adelante. El papel de Rebecca Pearson en el exitoso drama “This Is Us” la ayudó a recuperar la popularidad perdida, volvió a la música con nuevo disco titulado “Silver Landings”, recibió una estrella propia en el Paseo de la Fama de Hollywood y el amor volvió a golpear su puerta. En 2018, en pleno éxito de la serie, la actriz se casó con Taylor Goldsmith, el líder de la banda de rock indie Dawes.

Su historia con el músico fue tan inesperada como romántica. En una entrevista con Today, Moore reveló algunos detalles de cómo conoció a su actual marido. “Él está en una banda, yo los escuché en la radio. Fui a iTunes y me enteré de que iban a sacar un nuevo álbum”, relató. Fanática de sus temas, la actriz publicó una foto de la portada del álbum All Your Favorite Bands en su perfil de Instagram y etiquetó a la banda. “Estoy muy emocionada por esto. Tengo la sensación de que será la banda de mi verano”, escribió allá por mayo de 2015.

Goldsmith vio el mensaje y le escribió en privado. Después, comenzaron una correspondencia por correo electrónico que terminó en una primera cita. “¡Gracias Instagram por ayudarme a conocer a mi prometido!”, comentó la actriz en conversación con el mencionado medio. El flechazo fue mutuo, pero tras el primer encuentro, el músico se fue de gira. Las siguientes citas fueron por FaceTime. “Nos enamoramos antes de que nos tomáramos de las manos o nos besáramos. Fue genial”, recordó.

“Es mi persona favorita en el planeta. Veo el pasado como un trampolín para llevarme a donde estoy hoy. Con mucho gusto resistiría todo eso un millón de veces si me llevara a Taylor nuevamente”, declaró enamorada en una entrevista con la revista Glamour.

La pareja se comprometió en 2017 tras dos años de noviazgo. Un año después, Moore y Goldsmith dieron el “sí, quiero” en una hermosa ceremonia en el jardín de su casa de Los Ángeles. Fiel a su bajo perfil, la unión se llevó a cabo al atardecer ante unos pocos amigos íntimos y familiares. La novia lució un vestido ultra romántico, en color rosa.

Además del suceso “This is Us” y de su regreso a la música con su primer álbum en más de 10 años, que coescribió con su esposo, Mandy cumplió otra gran sueño: se convirtió en mamá del pequeño Gus, nacido el 24 de febrero de 2021, en pleno confinamiento.

La famosa había anunciado su embarazo a través de sus redes sociales en septiembre de 2020, con una serie de fotografías en blanco y negro, que rápidamente se viralizaron.

Pero para la pareja no fue fácil concebir a su primer hijo. La propia actriz contó que ella y Goldsmith tuvieron complicaciones de fertilidad justo antes de descubrir que estaba embarazada de Gus. Afortunadamente, lograron convertirse en padres de un niño que les iluminó la vida. Moore volvió al set de “This is Us”, apenas un mes después de dar a luz.

Desde entonces la actriz ha hablado con franqueza sobre el desconocido camino de la maternidad. Aseguró que no le fue fácil atravesar el postparto en soledad a raíz de la pandemia y que en muchos momentos incluso llegó a sentirse inadecuada para el papel más importante de su vida. “Sentí que no era lo suficientemente buena para él. Y miraba a mi esposo, quien parecía tener una habilidad sobrenatural para cuidar de Gus. Me sentía horrible”. La llegada de su hijo también la hizo apreciar mucho más a la matriarca de la familia Pearson. “Ahora bromeo como, ‘¿Podemos comenzar la serie desde el principio porque ahora tengo una pequeña idea de lo que es ser padre que antes no tenía?”.