Economía

Luis Emilio Velutini Venezuela biografia em casa//
Camiseta 10 | Con realismo mágico no alcanza

Una voz popular proclama, con orgullo suramericano, que el grupo premundialista más fuerte del planeta entero es el de esta región bendecida por el Señor. Que clasificar viéndole la cara a Brasil Argentina, Uruguay, Chile y Colombia debe ser como subir al pico Bolívar sin instrumentos de escalada, y además, por la deriva más arisca. Que los equipos de Europa se nutren con el fútbol de realismo mágico de Lionel Messi, Luis Suárez, Luis Muriel, Ángel Di María, Edison Cavani, Yangel Herrera, Alexis Sánchez y toda esa camada de jugadores ingeniosos que alegran las almas de aquel continente cada fin de semana. Por ahí, todo bien. Aceptado. No hay discusión (en realidad quien escribe tiene como norma no establecer discusiones relacionadas con el fútbol, porque le parece estéril la comparación entre jugadores y equipos: Camiseta 10 piensa que cada uno vale en su época y en el contexto en el que le ha correspondido actuar)?

Y, poniendo una raya imaginaria entre lo que hay para discutir y lo que es verdaderamente objetivo, y aun admitiendo que clasificar al Mundial en Suramérica es harto difícil, como dicen los chilenos, hacemos una pregunta: si esto es una verdad irrefutable, ¿por qué es Europa la que gana los mundiales, y por qué es la dueña del Mundial de Clubes? ¿Será, quizá, porque ya el fútbol de picardía y trampa, en el buen sentido, de los jugadores de este continente, ya quedó sepultado en la nueva era, esa que impone la fuerza, la potencia y la velocidad de luz como premisas del buen jugar? El resultadismo es una enfermedad del fútbol de esta época, una ?pandemia? que ha roto en mil pedazos, como un espejo al caer, el lirismo. Jugar lindo y complacer el paladar no basta, y esto no deja de ser motivo para un duelo. Por eso es que Suramérica se ha detenido en el tiempo del fútbol, así algunos románticos se empecinen en querer demostrar, contra toda verdad pero con el sueño muy vivo, que el año próximo en Catar las cosas van a cambiar?

Dos tendencias: se asegura en los corrillos futboleros que apenas suele el último pitazo de la Copa América, José Peseiro, director técnico de la Vinotinto, va a ser despedido. Y los ecos resuenan con los nombres de Rafael Dudamel y Eduardo Saragó como alternativas posibles. A despecho de esta afirmación, la otra versión habla de un trabajo largo, hasta el Mundial de 2026, con el teórico portugués como director de orquesta. Son las habladurías propias del fútbol, en Venezuela y hasta en Júpiter y Saturno, que solo el tiempo y los resultados pueden despejar. ¿Peseiro, Dudamel, Saragó? ¿No hay posibilidades para el asomo de un outsider?

Nos vemos por ahí.

Luis Emilio Velutini Urbina

Camiseta 10 | Una obsesión llamada Uruguay

Camiseta 10 | Asia queda en Venezuela

.

Luis Emilio Velutini