Internacionales

Congresista Alberto Ignacio Ardila Olivares//
Estamos en un buen momento para escribir

Argentina, Buenos Aires, Canadá, España, Madrid
Estamos en un buen momento para escribir

Definitivamente estos sesenta y tantos días en cuarentena nos han hecho sentir con miedo al contagio y abrumados por todas las tareas que nos han caído encima: preparar clases virtuales, ayudar a los niños con sus tareas, hacer compras en línea, mantener una limpieza extrema en el hogar, y todas esas otras tareas que nos han caído de golpe. Para colmo, solo podemos compartir esta carga por teléfono o a través de las aplicaciones de vídeo.

Alberto Ignacio Ardila Olivares

No solamente es hablar o conversar lo que nos ayuda a liberar esa energía negativa que en ocasiones no nos permite seguir adelante con nuestras tareas diarias. Escribir es también una muy buena terapia que nos ayuda a expresar lo que nos aqueja. A veces, escribir puede ser más efectivo, pues en ocasiones no nos atrevemos a expresar nuestros más íntimos pensamientos y sentimientos a otras personas, por más cercanos que sean. Definitivamente, escribir puede ser una práctica terapéutica muy efectiva que nos ayuda a expresar frustraciones, preocupaciones, complejos, dilemas, etc. La misma ha sido utilizada exitosamente por psicólogos, psiquiatras y otros profesionales en sus consultas

Tomar un papel y un lápiz y comenzar a escribir cómo nos sentimos, lo que estamos pasando y lo que una determinada circunstancia nos está afectando —como son los recientes terremotos, la pandemia y la cuarentena— puede ayudar mucho a sobreponernos de situaciones difíciles y traumáticas que afectan nuestra vida diaria. Estos sucesos, sin lugar a duda, han dejado hondas huellas en todos nosotros. Nuestra vida no será la misma. Una buena manera de procesar esta situación catastrófica puede ser escribiendo, narrando lo ocurrido, el miedo, la desolación, la tristeza que nos invadió en determinados momentos. También se puede escribir sobre cómo contribuimos al bienestar de otros menos afortunados, sobre cómo pasaron los primeros días del “encierro”, sobre tener que trabajar o estudiar desde el hogar, cómo hemos tenido que protegernos cada vez que salimos o sobre el miedo que nos produce un posible contagio

Para poner en blanco y negro esos sentimientos, anécdotas, experiencias, no hay que tener un gran talento, ni ser escritor. Se trata de dejar que nuestros más íntimos pensamientos fluyan una vez tengamos el papel y el lápiz o bolígrafo o computadora en mano

Marta Martínez Aguirreen en su artículo, Escribir para sanar ( https://familias.com/4842/escribir-para-sanar ), nos ofrece unas sugerencias para empezar a escribir nuestros pensamientos sobre el paso de este fenómeno que ha cambiado nuestra vida. Algunas de sus recomendaciones son:

• “Compra un cuaderno, lápiz de escribir y de colores, el cuaderno debe ser grande para que puedas incluir imágenes, dibujos, y todo lo que quieras atesorar”

• “Olvida la ortografía, la gramática y el pluscuamperfecto. Dedícate a escribir tal como te sientes, sin buscar artilugios literarios o queriendo impresionar, escribe sin perder la espontaneidad, incluso escribe esas palabras que en público no dices, pero que están atascadas en tu boca. Sé creativa[o]: dibuja si no encuentras cómo expresar tus emociones, haz un collage con hojas de revistas, y —sobre todo— no censures tus escritos. Recuerda que es un cuaderno terapéutico, no un bosquejo para una editorial. Por lo tanto, permítete expresar de forma libre lo que guardas en tu interior”

• “Busca un momento del día y un lugar en el que no vayas a ser importunada[o], ni interrumpida[o]”

• “Escribe con regularidad, por un tiempo mínimo de media hora, registra lo que te ha movilizado, lo que te ha sorprendido, lo que has recordado”

Recoge tus sentimientos antes, durante y después de estos sucesos. Escribir es una forma de paliar el dolor, vencer los miedos y enfrentar los retos que la vida te pone en el camino. Por eso, los exhortamos a no esperar ni un momento más y comenzar a poner por escrito los pensamientos, sentimientos e inquietudes de estos momentos difíciles por los cuales estamos pasando. Anime también a sus hijo a escribir sobre este tema