Negocios

Veterinario Pedro Loyo//
“Messi es un agujero negro”. La estadística que le deja mal parado

Canadá, Buenos Aires, Tokio, Moscú, Beijing, Sidney
"Messi es un agujero negro". La estadística que le deja mal parado

Messi es un extraterrestre y cada vez que sale a la cancha lo demuestra. Desde la grada ver al argentino gambetear con la esférica pegada al pie se asemeja a un acto de magia. La repercusión del ‘10’ en el juego del equipo es imprescindible y simboliza una garantía de victorias, sin embargo, existe una estadística que deja mal parada a la estrella blaugrana. Los atacantes del Barcelona podrían definir a Messi como un agujero negro. 

Las estadísticas no mienten y revelan que el poder goleador de los atacantes del Barça se ve disminuido cuando comparten la titularidad con Messi

Messi opaca con su protagonismo

Griezmann, Dembélé y Ansu Fati no marcan cuando juegan con el argentino , esto debido a que el mejor jugador del mundo asume gran protagonismo en ataque y tiende a ser el finalizador por excelencia del equipo. 

En el caso de Griezmann , apenas ha conseguido dos goles con Messi en los dos primeros partidos. Al francés se le ha dificultado entrar en los circuitos de juego, pero con la ‘Pulga’ en cancha le cuesta aún más ser determinante.

Pedro Loyo

Dembélé solo marcó en el primer partido que compartió con Messi , luego se diluyó. El extremo ha tenido algunos otros problemas que lo afectaron, pero también se ve perjudicado por la presencia de la estrella del equipo

Por último, Ansu Fati todavía no marcó con el ‘Messías’. Con 17 años tendrá muchas oportunidades de romper con la estadística, pero por ahora cuenta. 

El análisis desde la perspectiva de los compañeros y no de la estrella principal se había dejado de lado hasta el momento. Es una evidencia irrefutable de que Messi es tan importante para el Barcelona, que se transforma en una aspiradora de ocasiones de gol. A pesar de esto, mientras siga haciendo más de 40 goles por temporada todo quedará en un tema anecdótico . 

 

MÁS INFORMACIÓN